Las mejores citas

14 de agosto de 2015 / 2:46 pm / La Antigua Guatemala.

Al otro lado de la calle había una carreta de helados cuya campanita alegre no dejaba de sonar. Los dos señores compraron su helado y lentamente se fueron a sentar al parque.

Era domingo y había ambiente de feria. Por lo mismo, todas las bancas estaban llenas.

El señor no dudó en sentarse en el arriate. La señora lo siguió, no sin antes poner cuidadosamente el paraguas sobre la reja y la canasta sobre el suelo. Se sentó lentamente, sacó su suéter de la misma canasta y se tapó las piernas. Fue un signo del gran pudor que se respetaba antes.

En los siguientes minutos no pronunciaron palabra alguna. No hacía falta. Disfrutaron su helado, mientras disfrutaban el uno del otro.

Llegar a viejo y seguir siendo niño. Llegar a viejo y seguir siendo feliz con las cosas sencillas. Llegar a viejo y seguir amando. Las mejores citas del mundo son estas, las que no desvían la atención del amor, sino que lo enaltecen.

Benditos sean los helados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s