Benditos alborotos

28 Marzo de 2015 / 11:03 am / San Felipe de Jesús, La Antigua Guatemala.

Vendía alboroto. Así se llama ese dulce de feria que está envuelto en bolsas. Pero el verdadero alboroto no era el dulce. Era el señor de mirada inocente que los vendía. Un verdadero alboroto porque nuestra conversación fue brevísima pero poderosa:

-He tenido buena venta. Dios ha sido bueno. La gente dice que es suerte. Pero yo sé que no. Lo mío no es suerte, lo mío son puras bendiciones- me dijo seguro y satisfecho.

Gente que contagia bendiciones. Gente que contagia fe. El mundo necesita más personas que vean diferente.  Porque a la larga, toparse con alborotos así, no es suerte, son puras bendiciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s