El gigante que intentamos matar

2 de julio de 2016 / 1:19 pm / La Antigua Guatemala.

Dormía profundamente en esa banca de piedra. Se veía exhausto. Tenía la caja llena de bombones, dulces y chicles. Sobre ella, su mochila se transformó en almohada.

Me recordó a todos los que hemos estado en ese momento, cuando nos vence el gigante al que todos los días intentamos matar. Ese instante cuando, agotados, aún con mucho por hacer, nos dejamos caer.

El gigante tiene nombre: es Desánimo. Visita seguido, sin avisar. No tiene hora, ni fecha. Mucho menos invitación. Y no tiene forma definida. Su orgullo es vernos caer.

Lo que Desánimo no sabe es que lo que tiene de gigante, lo tiene de bobo. Sí, bobo. Nos hace dormir, pero no por eso acaba con nuestros sueños. Nos hace caer, pero no derrumba a los que nos vuelven a levantar con su apoyo, sus palabras o sus consejos. Nos hace dudar, pero nunca vencerá la esperanza.

A Desánimo se le vence al no más al abrir los ojos en la cama. El arma que lo aniquila es la actitud. Sale huyendo, corriendo y haciéndose pequeño. Porque al final de cuentas, ese es el tesoro que Desánimo anda buscando: tu arma secreta, tu buena actitud, la que te hace seguir adelante.

¡Ánimo! Que el bobo de Desánimo no te detenga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s