La mano de Don Abelino

17 de junio de 2016 / 11:28 am / La Antigua Guatemala.

El es Don Abelino Gómez. Sentado en la entrada de la capilla pedía ofrendas al que pasaba. Todo él se veía en paz, a excepción de su mano derecha que no le dejaba de temblar. Parecía como que era ajena a él, como si la pobre mano fuera de otro cuerpo y el pobre hombre mereciera otra mano.

Don Abelino es de pocas palabras. Hablamos un instante:

-“Sí es molesta la tembladera de mi mano. Desespera por ratos. Pero le voy a decir algo: amanecimos vivos y eso es suficiente.”

Hay personas dichosas que lo tienen  muy claro: cada día es un regalo. Y pensar que hay quienes se quedan sin abrirlo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s