Don Braulio y la Vocación Humana.

Captura de pantalla 2014-11-10 a las 15.57.39

8 Noviembre 2014 / 11:38 am / La Antigua Guatemala.

El ruido del medio día comenzaba a alborotar el ambiente. Carros en todas las calles, trabajadores apurados y otros dichosos, paseando. Mientras, este señor recorría la cuadra de arriba a abajo, despacio, como custodiando.

Hablamos.

Le pregunté si le gustaba trabajar en la calle. Me dijo: “Uno ve de todo: cosas buenas y otras aburridas. Lo que más noto ahora, es mucha gente abusiva. Desde los que manejan como locos, hasta nosotros, los que cuidamos carros. A mi me cae mal la gente que cobra por cuidar carros. Se pasan. A mi, me dan lo que sea la voluntad de cada quién. Casi no gano nada a veces.”

¿Entonces, sino le tiene ganancia, por qué sigue cuidando carros?, le pregunté.

“Lo que pasa es que hay algo más allá: a mi me gusta cuidar carros porque siempre quise ser policía. Y sentir que cuido, me hace bien.”

Nada es más fuerte que la vocación humana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s